close

El papel de las fibras vírgenes en la reciclabilidad del papel

Las fibras vírgenes son esenciales para mantener el ciclo del papel viable y renovable.

El ciclo del papel sería imposible de continuar sin nuevas fibras vírgenes, ya que las recicladas se deterioran tras algunos usos. Siempre se necesitan fibras vírgenes para crear papeles de alto rendimiento y reciclados. Además, son necesarios para iniciar el proceso de reciclaje para producir papeles para otras aplicaciones.

Múltiples procesos de reciclaje de papel afectan las propiedades mecánicas y químicas de las fibras. Si bien algunas de estas fibras se pierden en el proceso de conversión, una gran proporción puede reciclarse hasta 7 veces; gradualmente el rendimiento se reduce, las fibras se acortan y finalmente se debilitan. Las fibras recicladas no superan las 5 veces, luego pierden su fuerza.

Utilizar fibras vírgenes, que deben proceder de bosques gestionados de forma sostenible (FSC®), es, por tanto, un compromiso para garantizar la resistencia, la calidad y la disponibilidad ilimitada de los productos de papel.

En Fedrigoni utilizamos únicamente celulosa certificada FSC procedente de bosques gestionados de forma sostenible para obtener esta materia prima. En el caso de las fibras recicladas, preferimos los residuos preconsumo dada la calidad del reciclaje y la menor huella de carbono.

Los productos Fedrigoni se encuentran en la fase final de la cadena de reciclaje del papel y representan la fuente de la porción de fibras vírgenes necesaria para sustentar la cadena en su conjunto.

Definiciones:

Fibras vírgenes: Las fibras vegetales utilizadas por la industria papelera se derivan principalmente de los árboles. La distinción más básica es entre fibras largas, principalmente de maderas resinosas (pino, abeto, alerce) y fibras cortas, de maderas duras (haya, abedul, eucalipto, álamo).

Fibras recicladas: La fibra (o pulpa) reciclada se define como el producto semiacabado obtenido a partir de residuos de papel y cartón entregados por el consumidor final a las plataformas de reciclaje adecuadas (residuos post-consumo) o de los residuos de los procesos de fabricación de papel (residuos preconsumo o residuos postindustriales). Por lo tanto, los residuos de producción de los procesos de procesamiento de la madera o de la propia pulpa de madera no deben considerarse fibras recicladas.

FSC®: Forest Stewardship Council (FSC®) es una organización no gubernamental que ha creado un sistema de certificación forestal enfocado en el adecuado manejo forestal y la trazabilidad de los productos derivados.

PEFC: El Programa de Aval de Esquemas de Certificación Forestal (Programme for Endorsement of Forest Certification ) es una organización reconocida a nivel mundial para certificar la gestión forestal sostenible.

TwoSides: El proyecto de comunicación global destinado a proporcionar información veraz y basada en evidencia sobre la sostenibilidad del papel y la impresión.

 

Descubre más sobre nuestros compromisos en sostenibilidad aquí.

prev next